Más de 16 años | Materiales didácticos para centros educativos

Guía de Buenas Prácticas frente al desperdicio alimentario.

Autoría: ECODES y Gobierno de Aragón.

Tipo de material: Guía de Buenas Prácticas.

Palabras clave: desperdicio alimentario; soberanía alimentaria; huella alimentaria; activismo gastronómico; alimentación sostenible.

¿Por qué nos puede interesar?

Esta es una guía que nos enseña e ilustra de manera sencilla, directa y visual la problemática del desperdicio alimentario. Resulta muy interesante ya que se tratan temas como el modo en que alimentamos a un mundo superpoblado, algunas paradojas alimentarias, la necesidad de recuperar la soberanía alimentaria o la huella alimentaria, entre otros.

Así, nos ayuda a reflexionar sobre el problema ético del desperdicio de alimentos en el mundo, dando pie a repensar nuestros patrones de consumo, indagando sobre lo que nuestra huella alimentaria está costando en el planeta. 

Además, resume cuestiones tan relevantes como el por qué tiramos la comida. la influencia de la publicidad, los patrones culturales o  las condiciones de venta de los alimentos. 

Por último, desgrana algunos consejos prácticos para que podamos llevar a la acción y de este modo evitar el despilfarro de alimentos al tiempo que respetamos los derechos humanos, el medioambiente y la sostenibilidad, presentando conceptos como el activismo gastronómico, una forma de ver la comida desde todas las perspectivas: social, económica, cultural y ecológica. 

En resumen, esta guía ofrece información valiosa y directa sobre el desperdicio alimentario tratando de favorecer nuestro empoderamiento como consumidoras, sabiendo que nuestras decisiones en cuanto a alimentación no solo tienen repercusión a nivel económico o de salud, sino también en el ecosistema. 

Puede utilizarse como guía para el profesorado que quiera preparar actividades sobre el tema así como para el alumnado a partir de 16 años, ya que permite conocer las problemáticas asociadas a la producción y consumo de alimentos en nuestro día a día y, además, invita a reflexionar sobre la situación y a movilizarse o participar en campañas para promover cambios ante el desperdicio alimentario.