Vendaval

21 junio 2021

Hace una semanas, un alumno de mi clase, queriendo sumar 1 punto más en su lectómetro personal, me trajo el libro que acababa de leerse. Se trataba de: «Los secretos de YouTube», la novela del famoso youtuber TheGrefg (famoso entre los más jóvenes).

El libro hablaba de cosas «fundamentales»: ¿Cómo llega un chico normal a convertirse en personaje famoso? ¿Cómo es la vida de un youtuber? ¿Cómo se gana dinero aquí dentro? ¿Qué parte es trabajo y qué parte es un hobby? Ventajas y desventajas de ser una estrella de YouTube, las razones del éxito…

No pude evitar entrar en algunos de sus capítulos. La ausencia de expectativas evitaba cualquier tipo de decepción. Pero no el asombro. Como si hubieran transcrito literalmente un monólogo improvisado hacia unos amigos imaginarios, el libro se sacudía la literatura de encima para mirar sin paternalismos ni condescendencia a sus lectores y hablarles de las claves del éxito y las cifras millonarias de YouTube. Mi alumno tiene 11 años.

El libro, editado con tan poco cariño como el dedicado a su contenido, tiene un precio de 12,5 euros. Y va por la vigesimoséptima edición.

Le sumé el punto, que lo sepáis. Incluso evité darle mi opinión en ese momento, totalmente destructiva y desgajada de tacto y neutralidad. Habría sido el peor profesor del mundo. Pero no pude evitar llevarme la reflexión a casa y pensar una manera de ofrecerles alternativas.

Se me ocurrió algo: jugar a ser youtuber y hablarles entusiasmado, como veinteañero que sabe que le están mirando miles de chavales desde sus casas, sobre títulos de novelas juveniles que me parecen muy interesantes. Nada aséptico, lo sé.

Al día siguiente, me planté con 13 novelas en clase y jugué a reaccionar (eso que les gusta tanto a los consumidores de YouTube, ver cómo la gente reacciona ante cosas. Las que sean). Enseñaba la novela, adecuaba lenguaje y haciendo pausas dramáticas estudiadas les hablaba de lo maravillosas que eran. Lo reconozco, alguna vez utilicé un «En plan…».

«El rey Matías I», «Momo», «La historia interminable», «Invisible», «Matilda», «Agujero», «Prohibido leer a Lewis Carroll», «Apestoso tío Muffin», «Peter Pan», etc. Novelas apasionantes cargadas de enseñanzas, aventuras y alta literatura.

Hice algo más: poner en valor las librerías que teníamos cerca, en el barrio. Les dije que yo las había adquirido en esas librerías y les animé a que bucearan en ellas.

La semana siguiente sus mochilas sumaban un libro más, incluso les resultaba guay llevarlo al cole y leer en cualquier rato libre.

Los lectómetros pegaron un estirón.

Cierto es que me guardé un título. Unas compañeras y yo estábamos a punto de sacar una novela juvenil: VENDAVAL se titula. Me pareció excesivo hacer promoción. Poco elegante.

No obstante os relataré qué les habría dicho si fuera youtuber y me hubiera parecido adecuado llevar el título a clase. Venga, haced un esfuerzo y poneos en el papel de suscriptores por un momento:

¡Ey, chavales!
Como bien sabéis, hace unos añitos pusimos en marcha el proyecto WILLKA con dos objetivos fundamentales:

  • Facilitar el acceso a la educación básica a los niños y las niñas de Soavinarivo, una pequeña aldea rural del centro de Madagascar, a través de la construcción y el mantenimiento de una escuela.
  • Desarrollar iniciativas pedagógicas en España de Educación para la Transformacuón Social con el fin de caminar hacia una educación que ayude a transformar el mundo.

Gracias a los beneficios obtenidos con la venta de nuestras primeras novelas WILLKA y KOKOA (tan buenas o incluso mejores que la afamada «Los secretos de YouTube»), hemos podido desarrollar, mantener y ampliar el proyecto durante todos estos años desde nuestra labor completamente voluntaria.

Actualmente, la escuela WILLKA tiene una capacidad para 330 alumnos y alumnas, el comedor ofrece una comida al día a todos los niños, hemos podido construir ocho letrinas y equipar la escuela con todo el material necesario para desarrollar una educación digna. Nuestro objetivo es continuar. Por desgracia, todavía hay muchísimos niños en la región que trabajan en los campos de arroz desde los cinco años de edad.

¡Y para continuar vamos a sacar nuestra tercera novela juvenil!
Con el mismo fin que WILLKA y KOKOA: conseguir beneficios para mantener el proyecto de cooperación en Madagascar, ¡por fin sacamos VENDAVAL!

VENDAVAL nos lleva a un mundo lleno de criaturas, viento y montañas. Una novela para pensar y disfrutar al mismo tiempo. Una metáfora sobre los distintos caminos que tomamos como sociedad. Una novela perfecta para disfrutar en los últimos cursos de Primaria o primeros cursos de Secundaria, con el fin de seguir desarrollando reflexión, conciencia y pensamiento crítico. VENDAVAL pone a trabajar la imaginación en todos los sentidos.

Pero, ¿de qué trata la novela? En plannnn… ¿de qué va?
Un día inesperado, Lola sufre el peor castigo que se puede vivir en un colegio: tener sólo cinco minutos de patio. Obsesionada con vivir un patio que no termine nunca, Lola da un gran salto y se escapa de las paredes de su colegio para llegar al lugar más fantástico, delirante y fascinante que jamás ha conocido: Vendaval.

En Vendaval y su enorme jungla llena de criaturas contradictorias, divertidas y desproporcionadas, Lola empieza a vivir con sus amigos el mejor patio de su vida. Hasta que un misterioso hallazgo, de pronto, lo cambia todo: un cofre repleto de dulces caramelos. Lola tendrá que elegir entre el «Únicocamino» o los «Otroscaminos» de Vendaval y empezar a caminar para buscar un lugar en la jungla en el que poder jugar.

En su viaje, se encontrará con increíbles escenarios e innumerables personajes repletos de enseñanzas y preguntas que le harán comprender que la utopía es una causa infinita.

¿Y cómo puede conseguir la novela tu cole, asociación o centro?
Muy fácil. Simplemente debéis escribir a: info@fueraderuta.es o a willka@assisiproducciones.com para hacer la pre-reserva de vuestros ejemplares de la primera edición, o para conocer más información.

¡Venga chavales! Os esperamos en nuestros próximos posts.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

César Bona no existe

César Bona no existe

Si a estas alturas del curso te notas agotado y un poco frustrado, es normal, no te agobies. Llevas muchos meses procurando que tus clases sean innovadoras, interesantes y motivadoras en un contexto que no te permite hacer lo que te gustaría. Lo que de verdad crees...

Educar ahora

Educar ahora

Durante este curso escolar me encuentro en Inglaterra trabajando como profesora de arte en la escuela internacional Brockwood Park School, fundada en los años sesenta por el filósofo Jiddu Krishnamurti. Las intenciones por las que se fundó este proyecto son ayudar al...

Una mirada rural a la Educación Ambiental

Una mirada rural a la Educación Ambiental

«Una pequeña localidad como Hendey tenía sus pretensiones urbanas y Edward estaba aprendiendo a ocultar el hecho de que conocía los nombres de las mariposas, los pájaros y las flores silvestres que crecían en la tierra de la familia Fane, en el valle recoleto debajo...