La importancia del cómo: ¿Debe ser siempre bien acogida la innovación educativa?

15 febrero 2021

Hartas de escuchar la palabra innovación en los coles, muchas veces nos preguntamos qué finalidad tienen algunas de las propuestas que surgen con este apellido y que son tan magníficamente acogidas por los claustros.

Cuando se habla de un colegio/proyecto o dinámica innovadora suele estar ligada siempre con la idea de que sea atractiva, motivadora, activa, enfocada a las TICs y perfecta para hacer fotos y llenar las redes sociales del centro. Todos estos elementos son muy tentadores. ¿Qué cole no querría hacer una actividad así? Lo difícil y poco popular ante esta corriente innovadora arropada por el marketing educativo y tan llamativa para ránquines y artículos de prensa local es pararse cautelosamente ante la propuesta y analizar con profundidad su finalidad, procurando comprender qué se pretende verdaderamente con ella, cuál es el objetivo último y qué capacidades se van a fomentar; para aceptarla y apoyarla, o bien redirigirla, o, por contra, desestimarla.

Cuando trabajamos desde un enfoque de Educación para la transformación social debemos comprender que por más que planteemos metodologías muy “innovadoras”, si no cambiamos el tipo de mirada la educación sigue estancada en el mismo punto.

Pongamos un ejemplo:

Introduces un reto en tu clase de matemáticas y divides la clase en grupos pequeños para que la dinámica sea cooperativa. Les dotas de tablets para que investiguen y operen, y empiezan a competir entre ellos para alcanzar el objetivo. La dinámica es divertida, activa, al menos eso parece. Uno de los grupos gana, lo que sucede es que en ese grupo de cuatro solo dos han participado, ya que los otros no estaban comprendiendo el reto planteado y además no dominan la tablet todavía (pocos recursos en casa). El grupo que ha quedado último se frustra, es la segunda vez que les pasa, los que han quedado en tercera posición también porque pretendían ganar para escuchar el reconocimiento de su profe y de sus compañeros. El reto matemático, además, era sobre el coste de las compras para la cena de navidad, muy lejos de la realidad de un tercio de la clase. El equipo ganador recibe un positivo en la asignatura que se comunica a través de la red social del centro. Y se acaba la clase, sin tiempo para compartir cómo ha ido la experiencia y cómo se han sentido (hay que recoger las tablets, etc). Diez minutos más tarde, las fotos de la dinámica ya están en los grupos de whatsapp del claustro.

Un docente de EpTS se preguntaría ante esto:

¿Qué se ha conseguido verdaderamente con esta dinámica?

¿Qué finalidad tenía el reto matemático?

¿Qué capacidades, valores y actitudes hemos potenciado en el alumnado?

¿Qué clima de aula ha generado?

¿Responde nuestra dinámica innovadora a los valores que queremos fomentar desde la educación en los centros?

Y un largo etcétera.

Por ello, decimos que desde un enfoque EpTS es realmente relevante plantearse con profundidad el CÓMO en la educación desde una perspectiva crítica.

Educar es crear condiciones de aprendizaje, y las condiciones de aprendizaje son el cómo del proceso de enseñanza aprendizaje, es decir, las estrategias metodológicas empleadas en el aula para que el alumnado adquiera determinadas capacidades.

Las estrategias metodológicas son clave ya que suponen también la forma de interrelacionarse en un espacio educativo y, por tanto, en la sociedad. Cuando en un espacio educativo se ponen en marcha estrategias que favorecen la participación, la cooperación, el diálogo y el respeto; se está construyendo directamente una sociedad más participativa, menos individualizada, más respetuosa y capacitada para resolver los conflictos mediante la palabra.

Es el cómo el que proyecta nuestra forma de vivir en el mundo, desde nuestro espacio educativo.

Desde nuestro punto de vista, un espacio educativo que pretenda ser la expresión de ese otro mundo posible debe reflexionar críticamente sobre las metodologías, por muy innovadoras que sean.

Algunos ejemplos de metodologías interesantes para la EpTS son:

Aprendizaje cooperativo.

Aprendizaje por proyectos.

Aprendizaje basado en problemáticas relevantes.

Aprendizaje dialógico (tertulias dialógicas, debates, asambleas…)

Aprendizaje de pensamiento eficaz.

Aprendizaje servicio.

Seguro que conocéis todas y las habéis trabajado en clase. A nosotras nos encanta trabajar en clave de problemáticas relevantes.

En un próximo POST os contaremos cómo lo hacemos.

Ilustración: Néstor Alonso

1 Comentario

  1. Fredy Montes de Oca M

    Excelente análisis. Hay que hacer más énfasis en los cómo. Mucha gente dedicada a la academia asume que la tecnología per se es todo en el proceso de aprendizaje del chico. Olvidan que este sueña, sospecha, duda, imagina, o sea que es humano.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

Conscienciem (-nos)

Conscienciem (-nos)

En los centros educativos de secundaria (y me temo que también en primaria e infantil, aunque no lo conozco tanto) a menudo parece que la mirada feminista sólo se pueda trabajar (y justito) en dos fechas clave a lo largo del curso: el 25 de noviembre y el 8 de marzo....

Zahara podría estar en tu clase

Zahara podría estar en tu clase

En el último post hablábamos de una dinámica para la clase de Lengua en la que analizamos una canción que nos había propuesto el alumnado. Y que, en un principio, catalogaban de «feminista». A lo largo de la sesión, sin embargo, fuimos viendo cómo ésta estaba plagada...

‘Amiga, esto e’ pa’ ti, que de ti él se quiere aprovechá’

‘Amiga, esto e’ pa’ ti, que de ti él se quiere aprovechá’

Amiga, esto e' pa' ti, que de ti él se quiere aprovechá' Que te dice que te quiere, pero no te quiere na' Con palabra' bonita' te quiere endulzá' Para usarte, enamorarte y luego dejarte como si na' Así empezaba la canción que mi alumnado me proponía poner en clase de...