No está el horno para bollos

2 noviembre 2020

Reunión de coordinación de etapa en pleno contexto COVID. Acaban de hablar de la guía de ventilación de aulas. Tema siguiente.

-Oye, propongo empezar a organizar algo ya para conmemorar el 25N (Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer). Vamos súper justos de tiempo y no lo hemos hablado todavía. Comenta la coordinadora de Igualdad y convivencia de Infantil y Primaria.

Nadie responde nada, solo alguien afirma débilmente con la cabeza, pero se agacha a coger algo de su mochila. Su compañero de sexto, el motivado, no habla para intentar dejar participar al resto, pero ya tiene tres propuestas

-Lo digo por reunirnos a final de la semana y así llevamos propuestas y lo cerramos para integrarlo lo antes posible en Lengua. Hay un montón de materiales muy interesantes en internet que podemos coger. Insiste la coordinadora.

Se mantiene el silencio, disimulado detrás de las pantallas de los portátiles (o de los móviles). La coordinadora no sabe qué más decir. El motivado viendo el panorama no aguanta.

-A mí me parece genial. Además, lo podemos enlazar con lo que estamos trabajando en Sociales en sexto y hacer un proyecto sobre Violencia hacia la Mujer para el principio de la segunda evaluación. Con todo lo que hemos visto en este sentido durante el confinamiento, lo veo súper importante.

La coordinadora respira aliviada, se lo agradece a su compañero. Los demás asienten con la cabeza con algo más de energía. No hay más aportaciones. Entonces el jefe de estudio sale al paso:

-A ver… me parece súper importante, eh, pero, no sé, tal y como está el tema COVID no podemos pensar en hacer muchas cosas más en el cole. Ya tenemos bastante con lo que tenemos. Yo pensaría en algo sencillito para tutoría en todo caso…

El grupo asiente firmemente, murmura ‘síes’ y ‘claros’, y da la razón al JE. La coordinadora no está de acuerdo, pero el ambiente no es muy propicio. El JE se siente respaldado y sentencia:

-Chicos… con tema COVID en estos momentos, no está el horno para bollos, la verdad.

Coordinadora y motivado se van a casa y se cuestionan: ¿No está el horno para bollos? ¿De verdad?

Bueno, y algunas cosas más:

¿Cuáles son las verdaderas prioridades de nuestros centros educativos? ¿Qué consideran importante, central, prioritario, sea cual sea el contexto? ¿Es posible que el contexto COVID esté sacando a relucir las verdaderas prioridades de nuestros centros? Lo que realmente creen importante en la educación.

Siguen preguntándose y llegan entonces al quid del asunto:

¿Es posible que lo que estamos viendo ahora sea lo que realmente hay detrás del discurso en cualquier otro momento en un centro educativo? Su verdadera misión, visión y valores.

¿Por qué en plena pandemia las pedagogías reproductoras se adueñan más si cabe de la educación? ¿Tiene el currículum oficial más presencia y protagonismo que nunca en nuestros colegios?

¿Qué espacio ocupan, por tanto, las propuestas transformadoras, críticas, emancipadoras en nuestros centros? Ahora y antes. ¿Los minutos de la basura?

Y con mucha rabia acumulada se acaban preguntando:

¿No es justo en este contexto en el que debemos practicar más que nunca una docencia que potencie una ciudadanía crítica, activa, consciente y política?

Acaban frustrados. Se hacen la cena, serie de Netflix y a dormir. Mañana será otro día. Otro día igual.

                 ***

La actitud transformadora del profesorado en estos momentos es más urgente que nunca. Más si cabe que en otros momentos donde ya costaba aportar una mirada distinta. Las decisiones pedagógicas expresan la cultura que se pretende proyectar. Envueltos en una maraña de interrelaciones, informaciones, impactos, desafíos y procesos tan complejos lo peor que puede suceder es que el profesorado practiquemos una pedagogía reproductora, no cuestionadora.

Solo falta que a nuestro alumnado le quitemos la mirada y el pensamiento crítico, el diálogo y la resolución de conflictos, la visión sistémica, la participación activa, … para entonces desubicarlos y desvincularlos completamente del mundo y el momento histórico que les ha tocado protagonizar. Para actuar sin pensar, consumir sin reflexionar, discutir sin dialogar, obedecer sin cuestionar, decidir sin importar.

 

Dice la guía de ventilación que el silencio en el alumnado en las aulas reduce 30 veces la emisión y riesgo de contagio. Venga pues, a oír y callar.

Justo ahora, más que nunca, el horno está para bollos.

Ilustración: Pachi Sur

1 Comentario

  1. Quique

    ¡Y tanto que el horno está para bollos!

    De hecho, con la relatividad temporal e incertidumbre en la que estamos inmersos, cabe más que nunca abordar alternativas al currículo oficial; ser más flexibles e incorporar dinámicas transformadoras, pero sobre todo críticas.

    ¿Qué se pretende? ¿Pensar en el, tan lejano, futuro laboral o en la nota de selectividad sin saber si mañana vas a poder salir a la calle, o incluso comer?
    ¡Ridículo! Más que nunca es el momento de pensar ¡¿qué hacemos aquí?!

    Salud y saludos a tod@s

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

La otra pandemia

La otra pandemia

¿Alguna vez nos han importado las empobrecidas o solo nos han dado pena? Parece que al vivir ahora, en parte, en sus pieles, sufrimos un vértigo terrible. Nos sentimos vulnerables. No es una cuestión de falta de agua, ni de comida; los supermercados, sinceramente,...

Educar en diseño es educar en futuro

Educar en diseño es educar en futuro

Educar en diseño es educar en futuro. Todo lo que nos rodea es diseño, desde el ordenador donde estás leyendo estas líneas hasta los hisopos de algodón que sabes que no deberías utilizar pero sigues usando cada mañana tras la ducha. Como docente en los estudios...

¿Lunes sin carne?

¿Lunes sin carne?

Desde nuestro punto de vista, las actividades extraescolares juegan un papel importante a la hora de promover un enfoque ecosocial transversal en la educación. Entre ellas, destaca el comedor escolar; por su gran potencial de transformación. Ese espacio de...