¿Lunes sin carne?

19 octubre 2020

Desde nuestro punto de vista, las actividades extraescolares juegan un papel importante a la hora de promover un enfoque ecosocial transversal en la educación. Entre ellas, destaca el comedor escolar; por su gran potencial de transformación.

Ese espacio de sociabilización ofrece la oportunidad de que nuestro alumnado aprenda de dónde vienen los alimentos, los recursos que son necesarios para su producción y los impactos que ésta genera. La importancia del consumo local y de temporada, y a poder ser ecológico, es clave en la reducción de dichos impactos. Además, una dieta menos carnívora reduciría las emisiones de efecto invernadero y el sufrimiento animal, entre otras muchas cosas.

Y es alrededor de este último punto sobre el que os queremos invitar a reflexionar.

A finales de septiembre, se desataba la polémica. Unidas por Collado Villalba presentaba en este municipio madrileño una moción para que el ayuntamiento se uniera a la iniciativa internacional «Lunes sin carne».  Animando, entre otros, a los centros escolares a no servir carne los lunes.

Aunque la moción no salió adelante, en seguida las redes se llenaron de ataques hacia la propuesta y rechazo ante la posibilidad de que ésta pudiera presentarse a nivel nacional. Para no caer en el error de magnificar la opinión en redes sociales o ser víctimas del sesgo de confirmación, simplemente recogemos aquí algunos de los argumentos esgrimidos por los grupos que votaron en contra de la moción y que, en esencia, representan a sus votantes (o así debería ser): «Es un insulto a la ciudadanía y una indecencia», «es una cercenación de las libertades individuales», «responde a un régimen totalitario como es el comunismo», «busca implantar un régimen bolivariano en el que acabemos con cartillas de racionamiento», «nos quieren decir qué y cuánto tenemos que comer, qué tenemos que pensar y cómo tenemos que educar a nuestros hijos», «una cosa es concienciar y otra prohibir o imponer», «nos parece una falta de respeto y una pérdida de tiempo para todos los madrileños», «se olvidan de las familias que no pueden elegir cuándo tomar o no tomar carne»…

Veamos algunos datos:

«Hay otras cosas más importantes ahora por las que preocuparse», ha reaccionado el sector cárnico de la zona, que apela a la «libertad individual» para que cada vecino «coma lo que quiera y cuando quiera».

¿De verdad atenta contra la libertad individual proponer que una de las 21 ingestas (supongamos tres comidas al día) semanales sea sin carne? ¿Está la libertad individual por encima de los beneficios sanitarios, ambientales y éticos que acarrearía una medida así para la mayoría? ¿Tienen la libertad las personas que desean llevar una dieta vegetariana/vegana de llevarla también en el comedor de su centro educativo? ¿Es posible educar en nuestras aulas en una visión biocéntrica[1] en una sociedad absolutamente antropocentrista[2]? ¿Y si la propuesta hubiese sido «lunes con carne (de calidad)[3]»?

Vienen tiempos en los que más pronto que tarde vamos a tener que poner la gran cuestión ético-política de nuestra época encima de la mesa: la autolimitación[4]. Una medida tan nimia como reducir el consumo de carne (véase que no habla de pescado ni huevos) un día a la semana, podría servir de pretexto para empezar a trabajar en las aulas conceptos como la autocontención o el antiespecismo[5], ¿no creéis?

 

«El pez grande se come al pez chico: y el ser humano puede decidir no comerse al pez grande» (Jorge Riechmann)

 

[1] El biocentrismo es una teoría moral que afirma que todo ser vivo merece respeto moral.

[2] El antropocentrismo es la concepción filosófica que afirma que el hombre es el centro del universo.

[3] Carne sin procesar de animales de pasto y ecológica; ganadería extensiva; gallinas camperas; de proximidad.

[4] Cabe remarcar que autolimitación no significa vivir peor, más bien al contrario.

[5] Teoría que se opone al especismo, entendido esta última como la discriminación hacia los animales no humanos por considerarlos especies inferiores a los animales humanos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

La otra pandemia

La otra pandemia

¿Alguna vez nos han importado las empobrecidas o solo nos han dado pena? Parece que al vivir ahora, en parte, en sus pieles, sufrimos un vértigo terrible. Nos sentimos vulnerables. No es una cuestión de falta de agua, ni de comida; los supermercados, sinceramente,...

Educar en diseño es educar en futuro

Educar en diseño es educar en futuro

Educar en diseño es educar en futuro. Todo lo que nos rodea es diseño, desde el ordenador donde estás leyendo estas líneas hasta los hisopos de algodón que sabes que no deberías utilizar pero sigues usando cada mañana tras la ducha. Como docente en los estudios...

No está el horno para bollos

No está el horno para bollos

Reunión de coordinación de etapa en pleno contexto COVID. Acaban de hablar de la guía de ventilación de aulas. Tema siguiente. -Oye, propongo empezar a organizar algo ya para conmemorar el 25N (Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer)....